CIRUGÍA OCULOPLÁSTICA, VÍA LAGRIMAL Y ÓRBITA

 

Relacionada con otras especialidades como la cirugía plástica, máxilofacial y otorrinolaringología, se encarga del estudio y tratamiento de patologías que afectan al tercio medio facial, y a los tratamientos estéticos de esta zona anatómica, esta subespecialidad se deriva de la oftalmología ya que muchas de estas patologías tienen consecuencias en el sistema visual. Las principales zonas tratadas son los párpados, la vía lagrimal y la órbita.

Las ENFERMEDADES PALPEBRALES son muy frecuentes tanto en atención primaria como en nuestras consultas especializadas, ocasionan numerosos problemas oculares para los pacientes que las sufren, así como alteraciones estéticas que pueden ser importantes. Los principales síndromes de este grupo son:

• Malposiciones palpebrales. La ptosis palpebral (párpado caído) es una posición anormalmente baja del párpado superior, puede ocurrir en personas que usan lentes de contacto o como consecuencia del envejecimiento periocular, ocasiona alteraciones visuales y estéticas importantes, su tratamiento suele ser quirúrgico. El ectropión es una rotación hacia fuera del párpado inferior, ocasiona molestias oculares, ojo rojo, secreción, etc. El entropión es una rotación hacia adentro del párpado, ocasiona problemas parecidos pero puede ser más grave por producir ulceras corneales que pueden dejar secuelas visuales permanentes. El tratamiento de ambas patologías suele ser quirúrgico aunque en algunas casos de entropión la Toxina Botulínica (Botox®) puede usarse como tratamiento temporal. La retracción palpebral es típica en pacientes con orbitopatía tiroidea, requiere tratamiento quirúrgico o con Botox®.

• Inflamaciones e infecciones palpebrales. La Blefaritis es una inflamación crónica del borde palpebral que ocasiona numerosas molestias y requiere un tratamiento especializado. Los orzuelos y chalacion son quistes inflamatorios que en ocasiones requieren tratamiento quirúrgico.

• Tumores palpebrales. Existen multitud de tumores que pueden afectar a los párpados. La mayoría son benignos, como verrugas, quistes, diferentes tipos de dermatosis, y se pueden tratar con cirugía, crioterapia u otros métodos. Los tumores malignos (cáncer) también son frecuentes en los párpados. Los más frecuentes son el Carcinoma Basocelular y el Carcinoma Espinocelular aunque también se pueden encontrar carcinomas de células sebaceas, carcinomas de células de Merckel, melanomas, linfomas, etc. Ante una tumoración que afecte al área periocular es muy importante acudir cuanto antes a un especialista para que se establezca un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado.

• Parálisis facial. La parálisis facial ocasiona numerosos signos y síntomas que afectan a la cara. Muchos de estos problemas implican al área periocular (ptosis de las cejas, lagoftalmos (imposibilidad para cerrar el ojo), ectropión paralítico, lagrimeo, erosiones corneales, afectación visual, etc) por lo que requieren de la evaluación y tratamiento por parte de oftalmólogos. Normalmente se requieren tratamientos quirúrgicos secuenciales (implante de pesos de oro, lifting medio facial, elevación de las cejas, tarsorrafias, etc).

• Distonías faciales. Las más frecuentes son el blefaroespasmo y el espasmo hemifacial. Los pacientes que los padecen sufren contracciones involuntarias de la musculatura periocular que en ocasiones imposibilitan para llevar una vida normal. Los tratamientos más indicados suelen realizarse con Toxina Botulínica (Botox®) o cirugía.

La PATOLOGÍA DE LA VÍA LAGRIMAL afecta a un elevado número de pacientes en nuestro medio. Los problemas más frecuentes son las obstrucciones de la vía lagrimal, que ocasionan epífora (ojo lloroso continuamente), conjuntivitis crónicas, secreción, visión borrosa o incluso infecciones del saco lagrimal (dacriocistitis agudas). Estos problemas pueden afectar a personas de cualquier edad aunque son más frecuentes en mujeres post-menopáusicas. Es importante la evaluación por una especialista para elegir el tratamiento adecuado que mejore la sintomatología de estos pacientes. Las operaciones más frecuentes que se realizan son la puntoplastia (apertura del punto lagrimal) y la dacriocistorrinostomía (DCR), en casos de obstrucción más importantes. La DCR puede realizarse por vía externa, endonasal o con láser según el caso.

ENFERMEDADES DE LA ÓRBITA. Los síndromes más importantes son:

• Inflamaciones / infecciones de la órbita (celulitis orbitaria). Provocan ojo rojo y doloroso, visión doble, proptosis o exoftalmos (“ojo salido hacia delante”), secreción, disminución de visión, etc. Resulta de suma importancia su evaluación y tratamiento adecuado ya que muchos de estos problemas pueden resultar graves para la visión o incluso para el estado sistémico del paciente.

• Orbitopatía tiroidea (OT). Es el tipo de inflamación orbitaria más frecuente. Se observa en pacientes que pueden tener alteraciones en el tiroides, fundamentalmente hipertiroidismo. Estos pacientes cursan con exoftalmos, ojos rojos y dolorosos, inflamación de los párpados con formación de bolsas palpebrales muy llamativas, visión doble y dolor al mover los ojos. En los casos más severos puede haber una afectación de la visión que podría dejar secuelas irreversibles. El tratamiento de estos pacientes es largo y debe realizarse por especialistas en el tema, incluye tratamientos médicos y cirugías secuenciales.

• Tumores orbitarios. Son poco frecuentes pero pueden tener consecuencias importantes para los pacientes. Normalmente se necesitan técnicas de imagen para su diagnóstico (TAC orbitario, RMN, etc). Su tratamiento suele ser quirúrgico. En algunos casos de tumores malignos, como los linfomas orbitarios, se aplican tratamientos con radioterapia o quimioterapia.

• Evisceración y enucleación. En pacientes con ojos ciegos y dolorosos o con un aspecto estético muy deteriorado, en ocasiones pueden realizarse este tipo de cirugías.

TRAUMATOLOGÍA OCULAR / URGENCIAS OFTALMOLÓGICAS. Ante un traumatismo que afecte al área periocular es muy importante la evaluación urgente por un oftalmólogo. Existen numerosas lesiones que pueden ocurrir, algunas afectan al ojo (erosiones corneales, laceraciones conjuntivales, perforaciones oculares, desprendimientos de retina, etc), otras a los párpados (heridas cutáneas, laceraciones que afectan la vía lagrimal, etc) o a la órbita (fracturas orbitarias, hemorragias orbitarias). Muchos de estos pacientes requieren tratamientos quirúrgicos preferentes para evitar secuelas funcionales y estéticas permanentes.

ESTÉTICA PERIOCULAR. Los principales tratamientos de este grupo son:

• Bolsas palpebrales. Hay personas con tendencia a tener piel redundante alrededor de los ojos y que va aumentando con la edad. Estas bolsas suponen un importante cambio estético en la cara de los pacientes, que habitualmente se quejan de aspecto de cansancio, de envejecimiento de la expresión, etc, en casos importantes incluso las bolsas de los párpados superiores pueden provocar síntomas oculares y problemas visuales. Las bolsas de los párpados inferiores suelen ser por un prolapso de la grasa orbitaria tras los tejidos debilitados por la edad. Los tratamientos estéticos de las bolsas palpebrales requieren de una evaluación oftalmólogica previa para evitar problemas secundarios (ojo seco, lagoftalmos, ectropión) y elegir el mejor tratamiento en cada caso. El tratamiento más frecuente usado para disminuir las bolsas palpebrales es la cirugía de blefaroplastia, consistente en la escisión de piel, músculo y/o grasa en función de los casos. 

Ptosis palpebral. Es el nombre que recibe el párpado superior anormalmente bajo. 
Se trata con cirugía con resultados satisfactorios.

• Ptosis de las cejas. La posición anormalmente baja de las cejas ocasiona implicaciones estéticas y funcionales en algunos casos. Existen diversas técnicas quirúrgicas (lifting frontal, cejaplastia directa) y otros tratamientos (Toxina Botulínica o Botox®) para elevar las cejas y mejorar la expresión y las molestias perioculares.

• Tratamiento de las arrugas de expresión. Las arrugas del tercio medio y superior de la cara (frente, glabela, “patas de gallo”) se tratan de forma satisfactoria de Toxina Botulínica (Botox®) para conseguir un aspecto facial rejuvenecido. En ocasiones se aplican tratamientos con peelings faciales (Ácido Tricloroacético o TCA) para mejorar la calidad de la piel, eliminar manchas superficiales y arrugas finas.

• Bolsas malares o festones. Reciben este nombre a las bolsas de piel caídas localizadas en la parte alta de la mejilla, bajo los párpados inferiores. Tienen causas diferentes por lo que se necesita una evaluación previa a establecer el tratamiento más adecuado.

• Rejuvenecimiento facial. Este término se usa para definir el conjunto de técnicas quirúrgicas (blefaroplastia, cirugía de las bolsas malares, lifting medio facial, lifting frontal) y tratamientos (Toxina Botulínica, peelings faciales (TCA)) que se usan para conseguir un aspecto más rejuvenecido de la expresión y la mirada de nuestros pacientes.

 

 


COQT

Centre Ocular Quirúrgic de Terrassa
c/ Dr. Salvà, nº 5-7
08224 - Terrassa (Barcelona)
Tel. 93 537 20 84  Fax. 93 537 22 88
recepcio@coqt.cat

COSB

Clínica Oftalmològica Sant Boi
c/ Jaume I, nº 6
08830 - Sant Boi de Llobregat (Barcelona)
Tel. 93 640 20 19  Fax. 93 640 74 89
recepcio@cosb.cat