• Malposiciones palpebrales.

La ptosis palpebral (párpado caído) es una posición anormalmente baja del párpado superior, puede ocurrir en personas que utilizan lentes de contacto o como consecuencia del envejecimiento periocular.

El ectropión es una rotación hacia fuera del párpado inferior, ocasiona molestias oculares, ojo rojo, secreción, etc. El entropión es una rotación hacia dentro del párpado, ocasiona problemas similares pero puede ser más grave para producir úlceras corneales que pueden dejar secuelas visuales permanentes.

  • Inflamaciones e infecciones palpebrales. La Blefaritis es una inflamación crónica del borde palpebral que ocasiona numerosas molestias y requiere un tratamiento especializado. Los búhos y xal·lacis son quistes inflamatorios que a veces requieren tratamiento quirúrgico.
  • Tumores palpebrales. Existen multitud de tumores que pueden afectar los párpados. La mayoría son benignos. Los tumores malignos también se pueden encontrar en los párpados. Los más frecuentes son el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular.
  • Parálisi facial.
  • Distonías faciales. Las más frecuentes son el blefaroespasmo y el espasmo hemifacial. Los pacientes que los padecen tienen contracciones involuntarias de la musculatura periocular que a veces imposibilitan para llevar una vida normal.