• Inflamaciones/ infecciones de la órbita (celulitis orbitaria). Provocan ojo rojo y doloroso, visión doble, proptosis o exoftalmos ( «ojo salido hacia delante»), secreción, disminución de visión, etc. Es muy importante su evaluación y tratamiento adecuado ya que muchos de estos problemas pueden resultar graves para la visión o incluso para el estado sistémico del paciente.
  • Orbitopatíatiroïdal (OT). Es el tipo de inflamación orbitaria más frecuente. Se observa en pacientes que pueden tener alteraciones en el tiroides, fundamentalmente hipertiroidismo. Estos pacientes cursan con exoftalmos, ojos rojos y dolorosos, inflamación de los párpados con formación de bolsas palpebrales muy llamativas, visión doble y dolor al mover los ojos. En los casos más severos puede haber una afectación de la visión que podría dejar secuelas irreversibles.El tratamiento de estos pacientes es largo y debe hacerse por especialistas en el tema, incluye tratamientos médicos y cirugías secuenciales.
  • Tumores orbitarios. Son poco frecuentes pero pueden tener consecuencias importantes para los pacientes. Normalmente se necesitan técnicas de imagen para su diagnóstico (TAC orbitario, RMN, etc). Su tratamiento suele ser quirúrgico. En algunos casos de tumores malignos, como los linfomas orbitarios, se aplican tratamientos con radioterapia o quimioterapia.
  • Evisceración y enucleación. En pacientes con ojos ciegos y dolorosos o con un aspecto estético muy deteriorado, en ocasiones pueden realizarse este tipo de cirugías, retirando el globo ocular en su totalidad.